Nike Revolution 5

La Nike Revolution 5 es una de esas zapatillas para correr que te llaman la atención desde un primer momento por su bajo precio y, en una segunda instancia, si la observas más de cerca, puedes llegar a pensar que es una zapatilla interesante o que incluso puede dar la talla en un uso de running: esa geometría de mediasuela, ese upper de knit, esa ojetera elaborada…

Tampoco hay que llevarse a engaño ya que, como os podéis imaginar, los materiales y tecnologías de la Nike Revolution 5 no son lo último de lo último, pero lo que sí ofrece son algunos detalles que nos han gustado para ser una zapatilla de primer precio, así que vamos a examinarla para descubrir qué nos puede ofrecer.

Nike Revolution 5: características y detalles

Sin lugar a dudas, lo que más nos impresiona de la Nike Revolution 5 es cómo está construida su mediasuela para sugerir la preferible amortiguación viable aun teniendo un foam tradicional como exclusivo compuesto para este cometido.

Fijaos bien en el dibujo de los diversos cortes, en el relieve y vaciado que tiene durante toda la mediasuela.

¿Pensáis que es algo puramente atractivo u les suena de algo? Si es lo segundo, bingo: Nike ha aprovechado sus entendimientos biomecánicos y esta geometría fundamentada en la dinámica de fluidos que ha usado en sus zapatillas de gamas más altas (nada más y nada menos que en la Nike Epic React 2, por ejemplo) y la ha replicado en una de sus zapatillas más económicas.

Para sintetizar, con la Nike Revolution 5 vamos a tener una dinámica muy dinámica, con buena seguridad y de tacto satisfactorio. En este sentido es de las que mejor accionar va a exhibir si la comparamos con zapatillas oponentes del mismo precio.

Además, el vaciado disminuye el peso de la mediasuela y, por consiguiente, el global de la zapatilla. Sin dudas es buen responsable de que no sea un mazacote (da en báscula 302 gramos de peso para una talla 44 EUR). Evidentemente, no todo el monte es orégano y al tener esta clase de espuma como exclusivo material de amortiguación, el punto débil es su deformación con el paso de los kilómetros, oséa, su vida servible antes de que deje de amortiguar como el primer día.

Su resistencia al estrés (más exactamente, a los impactos producidos cuando corremos) tras un uso continuado es baja si la comparamos con otros materiales de amortiguación que usan sus hermanas superiores.

En otras palabras, tendremos una mediasuela que comenzará a deformarse relativamente pronto si usamos la Nike Revolution 5 ininterrumpidamente en running, disminuyendo la sensación de amortiguación que ofrece la zapatilla.

La suela de la Nike Revolution 5 está casi en su totalidad recubierta de goma, así que esta parte sí nos va a garantizar buena durabilidad. Además, esas líneas de flexión transversales en los metatarsos nos aseguran buena flexiblidad y confort en marcha. Con su taqueado tan plano va a ser una zapatilla para usar en asfalto y caminos de parque.

No obstante, por el mismo motivo (el dibujo del taqueado), totalmente desaconsejada en suelos mojados (asfalto, acera, loseta, carril bici…) a riesgo de llevarnos algún buen resbalón.

Su upper se presenta muy transpirable, con un knit que destaca por ser bastante ligero y apenas añadirle peso a la zapatilla. Además, cuenta con un espacio interior bastante universal que puede albergar todo tipo de pies.

Tiene algunos refuerzos para que el pie reciba algo de soporte por parte del upper, como el contrafuerte rígido del talón y el logo de Nike de gran tamaño que cubre casi completamente la mitad más retrasada de la zapatilla. No obstante, no deja de ser una zapatilla puramente neutra.

Usos recomendados de la Nike Revolution 5:

La Nike Revolution 5 es muy confortable desde un primer momento pero se verá reducida su durabilidad en un uso continuado de running, así que nos parece buena opción en estos casos:

  • Como zapatilla para andar por su buena flexibilidad y confort general.
  • Para aquellos corredores ocasionales que estén buscando una zapatilla de entrenamiento barata y que no excedan las tres sesiones semanales (de no más de unos cinco kilómetros por entrenamiento).
  • Como zapatilla multideporte (alguna sesión de running ocasional combinada con alguna clase indoor de gimnasio, etc.).

Deja un comentario